Enero 1: Un gran poder, una gran responsabilidad

¡Feliz 2017!

Tengo literal 44 minutos para poder resumir todo lo que pasa en mi cabeza antes de que sea enero 2… Ya!

Generalmente mis comienzos de años tienden a estar rodeados de una vibra positiva inexplicable (eterna soñadora, no al estilo Disney pero bue) y creo que este quiso comenzar así, con mi buen humor característico que se tapó un poco por el sueño de haber tenido una mañana temprano, pero  no lo sentí tanto.

Y creo que está bien.

No me puse propósitos de año nuevo porque sé más o menos cómo viene la cosa, dónde quiero estar y qué quiero hacer hace un buen tiempo, y todo aquel que me conoce, también lo sabe. Con objetivos cumplidos en el 2016, no tengo intenciones de sacar el foco de mis “metas”(?), y si eso demanda noches sin dormir, cosas por hacer y rehacer, y disgustos en el camino, se hará.

Como dijo el tío de Peter Parker, “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”

Y sí, tío man, teniendo el poder de hacer todo lo que queramos y cumplir todos los sueños que se nos ocurran, (porque si se nos pasan por la cabeza, es porque tenemos la capacidad de hacerlo) me pregunto, ¿por qué sentarnos a esperar que la vida pase? ¿Que las oportunidades se den? ¿Que alguien nos dé una mano?

No.

Él único que puede salvarte sos vos mismo. Sin peros. Porque cuando empezamos a enfocarnos en lo que queremos, nuestro entorno atrae todo lo que necesitamos para ayudar a concretar nuestras metas. Pero si no accionamos, nada viene solo.

¿Y quién dice que no se disfruta?

What do you think? Leave a comment!